Domingo, 28 de Octubre de 2012 08:08

Cómo Pasteur encontró la vacuna contra la rabia

Louis Pasteur fue un químico francés cuyos descubrimientos tuvieron enorme importancia en diversos campos de las ciencias naturales, sobre todo en la química y microbiología. A él se debe la técnica conocida como pasteurización entre otros grandes desarrollos y descubrimientos científicos, como la vacuna contra la rabia, la cual le tomó más de tres años de intensa búsqueda, hasta conseguirla y con ella poder culminar su brillante carrera.

Todos los años, la rabia, producida por un virus que se transmite por medio de la saliva de un animal infectado, causaba la muerte lenta y dolorosa de cientos de seres humanos en toda Europa. Las personas que habían recibido mordiscos de animales infectados, especialmente perros y zorros, no manifestaban síntoma alguno durante 12 meses, mientras el virus se iba incubando en la sangre. Luego comenzaban las convulsiones, las alucinaciones, el delirio y la hidrofobia (horror al agua); las aterradas víctimas morían en el espacio de cuatro días. Con frecuencia, irónicamente, estas fallecían como consecuencia del único tratamiento disponible: la cauterización de las heridas con hierros candentes o ácido fénico.

Pasteur había estado inoculando a conejos saliva y masa encefálica de perros (y seres humanos) infectados, desde que comenzara sus investigaciones en 1881.

Posteriormente, en el otoño de 1884, puso a secar fragmentos de la médula espinal de los conejos infectados en unos frascos que contenían potasa cáustica. A continuación inyectó a unos animales de laboratorio una emulsión de la sustancia seca, que amortiguó considerablemente la enfermedad. Más adelante descubrió que ese tejido cerebral emulsionado era en sí mismo una vacuna que podía salvar la vida de las víctimas de mordedura que todavía no habían desarrollado los síntomas.

La oportunidad de demostrar su teoría en público le llegó en julio de 1885, cuando un pastor de nueve años llamado Joseph Meister llegó con su madre a la clínica de Pasteur en París. Joseph había sido atacado brutalmente por un perro rabioso en un pueblo de Alsacia, y sus piernas, muslos y manos presentaban numerosas mordeduras profundas. Horrorizado por las heridas, Pasteur inoculó a Joseph la nueva vacuna, preparada a partir de los tejidos espinales de un conejo que acababa de morir de rabia.

Pasteur buscó alojamiento a los Meister y sometió a Joseph a un tratamiento de una inyección diaria durante dos semanas, reforzando la vacuna en cada ocasión. Todos los días temía escuchar que había sucedido lo peor, y que el pequeño Joseph había muerto. Pero, transcurridas las dos semanas, Joseph se recuperó por completo, y Pasteur fue aclamado como su salvador.

Login

Encuesta de la Semana

¿Cree usted que estas serán unas elecciones equilibradas?